“Ven y Sígueme” (Marcos 10:21)