Pongan en práctica la Palabra de Dios