“El que quiera ser el primero sea el servidor de todos” (Marcos 9:35)